¿Alguna vez te habrás hecho esta pregunta?, aquí te la aclaramos:

La capsaicina presente en la pimienta picante, la cayena, la mostaza de Dijon, el chile, el tabasco y la páprika, entre otras sustancias, estimula los receptores de calor y dolor de la epidermis, provocando así una irrigación sanguínea más intensa y una fuerte sensación de quemazón en la boca. El cerebro «engañado» cree que la temperatura corporal está aumentando peligrosamente, y pone en marcha los mecanismos necesarios para evitarlo, entre ellos el sudor y la dilatación de los vasos sanguíneos (que causan el rubor).

La parte positiva es que la capsaicina, a concentraciones adecuadas, también favorece en el cerebro la producción de endorfinas, que son moléculas que promueven la sensación de bienestar.

Ahora bien, ¿Cual es el pimiento más picante del mundo?

Se llama Bhut Jolokia, en algunos lugares también lo conocen como Naga Jolokia y es algo así como la bomba nuclear de los picantes… Nada de lo que podáis encontrar en estado natural le puede superar. Beber agua, sólo lo empeora y los problemas comienzan a los 5 minutos de la ingesta.

Es casi el doble de picante que el Habanero, uno de los chiles más picantes mexicanos y 10.000 veces más potente que un pimiento de padrón gallego.

Al igual que Richter y sus terremotos, las guindillas, pimientos, chiles y cosillas picantes por el estilo, también tienen su escala: la Escala Scoville, creada por el químico estadounidense Wilbur L. Scoville en 1912 para determinar el grado de picor.

El Bhut Jolokia (que significa “chile fantasma”) es una variedad de pimiento o guindilla originario del nordeste de la la India y según el libro Guiness de los records es el pimiento más picante del mundo, con 1.041.427 unidades de calor en la escala de Scoville.

El picor lo produce una sustancia llamada Capsaicina como dijimos anteriormente, que se encuentra en cualquier pimiento picante, seguramente como medida de defensa contra los animales que se los comen. Esto les ha funcionado durante millones de años, pero luego vinimos nosotros, que nos lo comemos todo…

Lo que este elemento provoca es una inmediata inflamación de la piel y las membranas mucosas; los ojos se cierran y la respiración se vuelve difícil. Si a esto le añadimos una sensación indescriptible de calor, la bomba está lista.

La capsaicina es hidrófoba, no se mezcla con el agua, razón por la cual no sirve de nada remojar el gaznate para aliviar el picor, a pesar de que esa será nuestra primera reacción. Lo más fácil para disolverla y neutralizarla es tomar un par de cucharadas de aceite (otro dicen que también se puede probar con leche, yogur, queso o pan con mantequilla).

¿Y entonces comer picantes es malo para la salud? Al parecer no hay una relación directa causa-efecto, ya que en principio la capsaicina se destruye en el proceso digestivo, pero de todas formas yo no me fiaría demasiado. Además luego está el delicado tema de eliminarlo…

Como será la cosa que en la India han estado desarrollando una gama de armamento antidisturbios a partir de los componentes químicos de esta guindilla superpicante autóctona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.