Adolf Hitler, otras verdades

22 febrero, 2014

Inicialmente me había propuesto la creación de un artículo titulado “10 Mitos sobre Hitler”, pero decidí que no eran tantos, asì que cambié el tema ligeramente. Entiendo que estos comentarios son solo intentar contrarrestar la avalancha de barbaridades que se escriben sobre Hitler  y que no van a tener tenidas en cuenta por la mayoría de sus supuestos lectores como concluyentes, pero me apetece hacerlo y creo que pinceladas de normalidad sobre nuestro bien querido Hitler algo pueden influir para que la gente (incluso los más escépticos) pueda hacer su propia investigación sobre él de forma más subjetiva.Cuando la gente encuentra información por si misma parece tener más contenido.

hitler-y-blondi

Los  siguientes puntos son verificables y están extraídos de investigaciones independientes y hemos icluidos unos enlaces en la parte inferior de la página para ayudar a quienes quieran profundizar.

1 /. Hitler nunca quiso exterminar a los judíos

Siempre que usted oiga a alguien decir: “Hitler fue un asesino de judíos”, pregúntele de donde ha sacado dicha información. La mayoría casi absoluta de la gente, en algún momento, ha hecho esa afirmación. ¿Por qué no pensamos quienes nos metieron en la cabeza es una fábula?. No ha habido un hombre en este planeta que haya sido satanizado tanto como Adolf Hitler. Pregunténse el porque si Hitler quería asesinar a todos los judíos, ¿por qué a lo largo de todos sus discursos y manuscritos y de su libro Mein Kampf no lo menciona? ¿Se olvidó de hacerlo? No, ni lo dijo ni lo escribió porque no tenía intención de exterminar a los judíos a pesar de la cantidad de destrucción y ruina que habían provocado a su patria, Alemania Su auto-disciplina y su ética iban en contra de la venganza. Su fuerte carácter, fue capaz de elevarle por encima de la oscuridad de las normas judaicas, mostrando su auto control, por eso creó “campos de trabajo” para los judíos, pero no campos de exterminio.

2 /. Hitler se preocupaba por las condiciones de los judíos en los campos de trabajo.

Miles de millones de personas creen que los campos “nazis” eran campos de exterminio y que en ellos se llevaban a cabo experimentos con seres humanos. Eran simplemente los campos de concentración. Algo había que hacer con aquella poderosa sociedad judía estaba estrangulando a Alemania. Gracias a esa sociedad, Alemania había perdido su código moral y se había envilecido, algo había que hacerse! Y Hitler lo hizo – colocó a todos los judíos en campos de concentración para que Alemania respirara de nuevo. Pero – este es el punto clave en este escrito- lo hizo eticamente.

Los prisioneros de los campos tenían comida decente y suficiente (teniendo en cuenta que eran tiempos de guerra), tenían teatros, piscinas, campos de fútbol, ​​oficinas de correos donde los presos podían comunicarse con el mundo exterior, jardines de infancia, exposiciones de arte y conciertos de música e incluso prostíbulos. La sanidad era de suma importancia y es por eso que la ropa de los internos era regularmente desinfectada con gas Cyclon. No habían cámaras de gas (que se haya demostrado hasta hoy) para seres humanos … Su existencia es una infame aseveración que el mundo ha tenido que soportar durante sesenta y ocho años. Mi teoría es que si no hubiera habido un esfuerzo de guerra, Hitler no hubiera utilizado a los judíos como mano de obra forzada. Y apuesto a que los campos de concentración no lo habrían sido de trabajo sino de reeducación con el fin de desprogramar lentamente a los judíos de su adversión a los “Goyim”.

3 /. Hitler sentía compasión por los seres humanos y los animales.

No creemos que por ser vegetariano fuera una buena persona, pero de alguna manera demuestra su respeto por la vida animal, sentía mucho afecto por los perros y prohibió toda experimentación con animales. El respeto por la naturaleza, los animales y la vida humana era una de sus virtudes.

4 /. Hitler trató de evitar la destrucción de occidente.

En infinitas ocasiones Hitler trató de advertir y brindar ayuda a los pueblos europeos que habían caído en la trampa judía que no era otra que provocar una guerra a gran escala. Dejó caer sobre Inglaterra información en forma de pasquines para evitar que Alemania y Gran Bretaña lucharan una contra otra, intentando, al principio,  quería hacer una alianza con Gran Bretaña, un motivo de angustia para él era el posible enfrentamiento con los otros países europeos a los que consideraba como hermanos. Hizo todo lo posible para evitar la guerra, él no era belicista como la mayoría creen.

5 /. Hitler se preocupaba apasionadamente por su pueblo y por la herencia alemana. 

Hitler observó las maquinaciones de los judíos en Austria y Alemania y los detestaba por eso, le entristecía ver cómo esas dos naciones estaban siendo destruidas desde adentro por un cáncer – un cáncer que sus compatriotas soñolientos no podían ver. Era un hombre que se preocupaba por la sociedad, por la cultura, por la naturaleza y, sobre todo, por los valores morales y por eliminación de la degradación social. Era un hombre que había luchado en las trincheras y había sido herido por su país. ¿De cuántos de nuestros políticos de hoy se puede decir lo mismo?

Era un verdadero portavoz de la gente que había trabajado con diligencia desde una humilde condición. Daba palabras de ánimo a los trabajadores en las obras de construcción, conversaba con los obreros en las cervecerías, daba discursos en los sótanos, en los ayuntamientos y en todos los lugares, hubiera el riesgo que hubiera. Cuando estuvo preso en Landberg fue insultado y difamado pero hasta desde su celda luchó incansablemente para evitar la destrucción de su pueblo.

6 /. Hitler era un hombre humilde, de origen humilde.

¿Puede alguno de nosotros llamar humilde a algún político en estos días? No, hoy en día todos son ambiciosos y egoístas. Todos piensan en la ganancias  y felicitaciones que pueden aportarles su poder. Su codicia y arrogancia  no tiene límites. Hitler trabajó como peón de la construcción y artista callejero para subsistir. ¿Cuántos políticos de hoy  tienen esos antecedentes?. Hay días en que tenía que decidir si gastar sus escasos ingresos en un libro político, o en comida y siempre optaba por la primera opción porque su meta era, a través de la política, la reforma social de su país.

7 /. Hitler mantuvo correspondencia con Mahatma Gandhi

Esto, por sí solo, demuestra que era una buena persona. Gandhi y Hitler eran de la misma opinión en muchos aspectos. Ambos reconocieron la fuerza del mal a la que se enfrentaban y ambos venían de una humilde posición. La conclusión es que Gandhi no habría mantenido contacto con un “loco dictador” empeñado en querer matar judíos y gobernar el mundo.

8 /. Hitler era creyente.

Hitler no era ateo – a pesar de que la propaganda judía quiera que lo creamos. A menudo hacía referencia a Dios y habló en términos de una Divinidad, sabía de la relación existente entre la ley divina y las leyes naturales y las equilibró a través de toda su carrera política. En su libro Mein Kampf pueden leerse sus constantes referencia a los valores cristianos.

9 /. Hitler puso en práctica la reforma cultural y social.

A lo largo de la carrera política de Hitler, sus esfuerzos se centraban en la vuelta a unos valores que los judíos poderosos habían destruido y quería evitar desesperadamente que Alemania siguiera en ese ambiente de degradación. Prohibió los supermercados, porque quería que las pequeñas tiendas locales. Prohibió degradar el arte moderno por de belleza contiene. Prohibió la vivisección, porque en su sabiduría podía ver lo inútil e innecesario que resultaban. Alentó las actividades juveniles saludables y creó programas sociales para mejorar el orgullo cultural y la autoestima individual, como deportes y actividades recreativas. Alentó a los hombres a ser hombres y mujeresser mujeres sin perder su feminidad. Ayudó a retornar la belleza y el orgullo al pueblo de Alemania.

10 / Hitler luchó contra la usura

Esta asignatura es la que nadie quiere en su carrera ya que el poder del dinero hace al político, pero Hitler la estudió y la aprobó con sobresaliente. Desgraciadamente ese éxito fue suficiente para empujar al FMI a provocar la segunda guerra mundial.

La usura es el arma más poderosa de las finanzas mayoritariamente judías, más poderosa que el armamento más destructivo y que sus ténicas de control mental. La usura es el uso y abuso que permite al mundo financiero  crear un dominio absoluto sobre todas las industrias y, por lo tanto, a todos los niveles de la sociedad. Nadie puede escapar a la usura – todo el mundo está infectado por ella. Por eso Hitler creó su propia moneda como un primer paso cuando llegó al poder, y es por eso que Alemania fue capaz de volver a la prosperidad y al orgullo nacional deberían hacer todas las naciones esclavas del capital. Hitler decretó la usura como ilegal, impía y como una maldición talmúdica que ha había, y hace, paralizado cualquier iniciativa propia de un país libre, lo que, a la larga provoca su  desaparición. Hitler liberó a su pueblo de esta maldición.

Conclusión.

Hitler fue el héroe de la segunda guerra mundial y sus ideas siguen siendo vigentes en la acualidad. Un hombre de valor ético, un hombre con gran percepción espiritual y bienintencionado. Un líder que se preocupaba por todas las formas de vida, por todas las culturas y, sobre todo, por la busca de la Verdad.

Fuente: http://therebel.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.