En año electoral, el presidente de Venezuela retoma su agenda con una endurecida posición política.

Hugo Chavez saluda a empleados de una planta de la petrolera PDVSA, desde donde pronunció su primer 'Aló, Presidente', desde cuando se le diagnosticó cáncer

Hugo Chavez saluda a empleados de una planta de la petrolera PDVSA, desde donde pronunció su primer 'Aló, Presidente', desde cuando se le diagnosticó cáncer

 

 

Si algo deja claro el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de vez en cuando es que no es hombre de pausas o resacas, mucho menos si lo que comienza es un año electoral crucial tras el frenazo inesperado que significó su cáncer, según él ya superado.

Por eso, esta primera semana del 2012, con el regreso paulatino de su cabello y renovados bríos, el mandatario ha dado varias zancadas que marcan el regreso de su omnipresencia en el país y muestran un claro endurecimiento de su posición política.

El ‘Chávez recargado’ terminó la semana recibiendo al presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, quien visita por quinta vez a Venezuela, pero esta vez en medio de la más intensa presión internacional por su programa nuclear.  (La visita de un Ahmadinejad ‘deseperado’ por amigos).

El recibimiento a Ahmadinejad es apenas una parte de un vigoroso regreso político también en política interna, con la repetición de una vieja fórmula electoral, probada con éxito en el referendo del 2004: el lanzamiento de tres ‘misiones’ que ponen dinero fresco en manos de sectores muy necesitados del país.

La ‘Misión Hijos de Venezuela’, con una ayuda transitoria mensual de 100 dólares por cada hijo menor de 18 años de un hogar que gane menos de un salario mínimo.

La ‘Misión en Amor Mayor’, que dará pensión a todos los mayores de 60 años, hayan cotizado o no en el sistema de seguridad social del país; y la ‘Misión Saber y Trabajo’, un registro para dar trabajo a cesantes o quienes buscan empleo por primera vez.

Mientras los analistas destacan en esto la muestra del populismo que se avecina, el Presidente asegura que se trata de su labor de gobierno.

«¿Qué es lo que quiere la oposición? ¿Que deje de gobernar y no inaugure hospitales o continúe con las grandes misiones?». La pregunta se la hizo ayer al retomar su programa de radio y televisión Aló, Presidente, que estuvo siete meses fuera del aire y que ayer lo mostró, durante cinco horas, como en sus mejores tiempos: bailando, regañando, contando chistes y reforzando su rebeldía, al asegurar que no pagará a las empresas que han demandado ante las cortes internacionales.

«El Gobierno sabe que las primarias (para elegir el candidato contra Chávez) son una oportunidad de peso para la oposición. Por eso vuelve el populismo extremo», opina en su columna del diario El Universal el analista Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis.

León advierte que esta estrategia puede desgastarse ante un panorama electoral que se decidirá en 10 meses, pero Chávez no da muestras de que dosificará sus demostraciones de fuerza política.

En los últimos días del 2011 y los primeros del 2012, cambió la directiva del partido de gobierno y la ‘refrescó’ con nuevos personajes de línea dura en los puestos claves.

Esta práctica la extendió al Parlamento con la orden de nombrar al ex vicepresidente, ex ministro y ex gobernador Diosdado Cabello como nuevo presidente de la Asamblea Nacional.

Lo mismo ocurrió con el despacho del Ministerio de Defensa, donde nombró al general Henry Rangel Silva, señalado por narcotráfico y facilitador de cédulas y armas a las Farc por el gobierno estadounidense, que además congeló sus cuentas en ese país. Rangel Silva dijo en una entrevista que la Fuerza Armada no permitirá el regreso de un gobierno opositor, por lo que su designación es percibida por esa tendencia como «una acción de amedrentamiento», como la calificó Luis Manuel Esculpi, del partido político Un Nuevo Tiempo.

En siete meses, de la angustia a la esperanza

En junio fue operado en Cuba

El 20 de junio del 2011 Chávez fue operado en Cuba de un tumor con células cancerosas en el abdomen, aunque no se ha aclarado qué órgano fue el afectado.

Vicepresidente, clave

El 16 de julio Chávez regresó a Cuba para someterse a quimioterapia, autorizado por la Asamblea Nacional. Delegó algunos de sus poderes al vicepresidente, Elías Jaua, hasta su regreso.

El efecto de las quimioterapias: sin cabello

Chávez volvió a Cuba para someterse a por lo menos tres quimioterapias, lo que le hizo caer el cabello y le cambió su fisonomía.

Solo agenda interna

El mandatario venezolano se dedicó a desarrollar su agenda política interna de manera limitada y las veces que salió del país solo lo hizo a Cuba, para tratarse el cáncer.

Primer viaje oficial

El 20 de diciembre Chávez hizo su primer viaje oficial a Montevideo, Uruguay, para asistir a la Cumbre del Mercosur, donde fue el centro de atención.

VALENTINA LARES MARTIZ – CORRESPONSAL DE EL TIEMPO (CARACAS)

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.