Conspiraciones del 11-S

11 septiembre, 2011

Hoy se cumplen 10 años desde el terrible atentado del 11 de Septiembre y hemos querido dedicar una entrada en nuestro blog en memoria de todos los afectados por el macabro e injustificable genocidio. Hemos estado meditando sobre que podríamos hablar que no estuviera ya dicho, y hemos pensado que encaja con la política de este blog hablar sobre las (muchas veces absurdas) teorías conspirativas alrededor de este catastrófico evento que cambió la historia de la humanidad.

Las conspiraciones del 11-S son una serie de teorías sobre el origen y desarrollo de los atentados que discrepan de la versión oficial, así pues podríamos llamarlas teorías alternativas. Aunque algunas de ellas proponen que fueron los agentes secretos de Israel o Pakistán los que estaban detrás de los ataques, las teorías que han conseguido mayor repercusión suelen estar basadas en una de estas dos ideas:
  • Que el Gobierno de Estados Unidos tenía conocimiento previo de los ataques y deliberadamente no hizo nada para prevenirlos. Este grupo de teorías, por tanto, admite la existencia de los secuestradores islámicos y no cuestiona la causa del derrumbe de las Torres Gemelas, pero acusa al gobierno de permitir deliberadamente que los terroristas realizaran los ataques.
  • Que fue el propio gobierno de Estados Unidos quien orquestó y perpetró los ataques. Este grupo de teorías cuestiona la causa del derrumbe de las Torres Gemelas, que sería una demolición controlada.
Las teorías conspiratorias son defendidas por Movimiento por la verdad del 11-S (9/11 Truth Movement) que son un conjunto de organizaciones que exponen sus teorías sobre todo por Internet y también convocan conferencias nacionales e internacionales y manifestaciones públicas. Solicitan una nueva investigación imparcial.
Como detractores de la teoría de la conspiración se puede señalar a la web 9/11 Myths, cuya actividad esta dirigida a refutar las informaciones dadas por los teóricos de la conspiración. También una popular página web dedicada a leyendas urbanas llamada Snopes refuta varios puntos de las hipótesis conspirativas.
Las diferentes teorías pueden ser divididas entre las que atañen al Pentágono, a la Torre 7 y a las Torres Gemelas.
En cuanto al Pentágono, muchas de las teorías, las mas divulgadas, apuntan a que no fue un avión lo que se estrelló contra éste, sino que fue un misil, esta teoría es reforzada por el vídeo de las cámaras de seguridad (imagen de arriba) que en ningún momento parece mostrar al avión, aunque cabe considerar que los vuelos comerciales pueden llegar a pasar fácilmente los 850 Km/h. En este aspecto, los detractores de la versión oficial también afirman que las cámaras de seguridad de los lugares cercanos (gasolineras, hoteles, etc.) fueron confiscadas y no salieron al público hasta pasado un tiempo (en estas grabaciones tampoco se podía observar nada clave).
También existen teorías que critican el porque ningún caza, ni ningún tipo de avión militar llegaron a alcanzar ninguno de los aviones involucrados en el atentado, estando ellos preparados y entrenados para despegar en el menor tiempo posible.
Por otro lado es criticado que haya podido caer un avión en el Pentágono cuando se dice que posee baterías antimisiles, este último dato es completamente falso, el Pentágono se encuentra muy cerca del aeropuerto Ronald Reagan, uno de los aeropuertos más importantes de Estados Unidos, es sobrevolado constantemente, y por tanto carece de sentido disponer de arsenal antiaéreo.
Otro tipo de críticas, afirman que resulta ciertamente sospechoso que el avión cayera justamente en el ala oeste del Pentágono que en esos momentos estaba siendo remodelada y por tanto casi vacía, además, concretamente estaba siendo remodelada para poder aguantar mejor un ataque terrorista. Por el aspecto de aguantar también existen críticas, se especula que el daño que provocó el avión fue mínimo comparado con el que debería haber hecho un Boeing.
Demás conspiraciones apuntan a testigos que vieron un misil, o aviones más pequeños, o teorías que apuntan a que el objeto estrellado en el Pentágono fue extraído cubierto por una lona azul.
En cuanto a Las Torres Gemelas uno de los argumentos más alegados a favor de la teoría de la conspiración ha sido el de que el derrumbe de estas no fue a causa del choque de los aviones, ni por los subsiguientes incendios, sino que se habrían detonado unas cargas que habrían producido el colapso de los edificios, que sería una demolición controlada.
Para dicha demolición controlada se habría usado termita, una mezcla de óxido férrico y aluminio (Fe2O3 + 2Al) que corta por fusión las columnas de acero, y explosivos, que se ponen en todos o casi todos los pisos.
Los contrarios a esta hipótesis dicen que casi ninguno de los argumentos soporta un análisis a fondo. Incluso hay, como sucede con el Pentágono, una corriente entre los partidarios de la teoría de la conspiración desde la que se rebaten algunos argumentos al uso sobre la demolición y se advierte de que hay que centrarse en otros puntos como por ejemplo, que se recuperara sin ningún daño el pasaporte del presunto secuestrador Satam al Suqami antes del  derrumbamiento completo de la Torre Norte, afirmando que como pudo salvarse de la explosión y el derrumbe, aunque realmente es cierto que los objetos pequeños son los más propensos a salir disparados por una onda expansiva y en consecuencia los que más probabilidad tienen de salvarse a un cataclismo como ese.
Otros enfoques hacen hincapié en que nunca antes se había caído un rascacielos de acero, ni antes ni después o que no corresponden con un modelo físico esperado que se derrumbaran sobre si mismas, en cualquier caso, tampoco nunca hasta la fecha ningún rascacielos ha sufrido tales tensiones ni temperaturas.
Puntos de vistas diferentes se centran en las declaraciones de los bomberos que afirman haber visto y oído explosiones, cosa que no es rara, en un incendio son normales las explosiones, y un derrumbe parcial de la estructura puede considerarse como tal. O en las declaraciones del Departamento Sismográfico de la Universidad de Columbia registró importantes actividades sísmicas justo en el momento del desplome de las torres y achacan esta actividad a posibles explosiones en la base.
Finalmente en cuanto a la Torre 7 del World Trade Center, algunas teorías (quizás mas alocadas) afirman que los ataques fueron realizados por los más altos niveles del aparato de inteligencia de Estados Unidos y que usaron la Torre 7 como búnker de comando, la cual fue posteriormente demolida para destruir toda evidencia y la escena del crimen. Sin embargo no se han encontrado evidencias del uso de explosivos durante su estudio, asegurando que la explosión más pequeña capaz de inutilizar la columna crítica habría producido un «nivel de sonido entre 130 y 140 decibelios a una distancia de ochocientos metros».
A decir verdad, existen centenares de teorías conspirativas, y además existen otras teorías más exóticas, algunas de las más raras son las siguientes:

La teoría oficial afirma que el antiguo dictador iraquí Saddam Hussein conspiró en los ataques del 11-S. Era una de las principales justificaciones para intervenir en Iraq. Algunos de los que defienden esta teoría recuerdan otra teoría sobre la bomba de Oklahoma City, según la cual agentes de inteligencia iraquíes estuvieron implicados.

11-S Conspiración contra China, es otra teoría donde plantea que el 11-S y la posterior guerra de Estados Unidos contra Afganistán se origina por la competencia entre Estados Unidos y China para obtener la construcción de oleoductos desde la zona ocupada por antiguos territorios soviéticos, convertidos hoy en repúblicas independientes, Uzbekistán, Tayikistán, Turkmenistán, Kazajistán, Kirguistán, hasta sus territorios, lo cual era de paso obligado por el territorio de Afganistán. En estas repúblicas independientes se descubrieron enormes reservas de petróleo y gas a mediados de los años 90.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.