La diabetes es un factor de riesgo durante el embarazo. Si una mujer ya es diabética y se queda embarazada debe realizarse sobre ella un estricto seguimiento de los valores de glucosa, que habitualmente suelen aumentar en esta condición (hiperglucemia materna).

Si no existe control sobre la futura madre, ésta puede padecer de preeclampsia (lo explicamos en los anteriores posts) o césarea por el aumento de peso del bebé. Además, existen otros riesgos tales como la aparición de defectos congénitos, parto prematuro, aborto espontáneo e incluso riesgo de obesidad.

Además de este tipo de diabetes denominada pregestacional, durante el embarazo también se producen cambios hormonales dónde el organismo utiliza su propia insulina y a la que llamamos diabetes gestacional.

El uso de la propia insulina o la diabets gestacional puede ser inducida en la madre a partir de un aumento de peso considerable, bebés con mucho peso o antecedentes de bebés con peso superior a los 4.5 Kg o un historial familiar con presencia de diabetes.

Estos son posibles factores de riesgo ya que las mujeres sin estos condicionantes también son susceptibles de desarrollar diabetes gestacional. Una de las recomendaciones que se suelen aplicar es hacer ejercicio físico durante el embarazo con el fin de evitar problemas con la glucosa.

Para el  diagnóstico de la diabetes en la embarazada se utiliza un test de detección precoz que se llama Prueba de O’Sullivan.

Si se diagnóstica diabetes no hay que alarmarse. La embarazada diabética ha de seguir la dieta de una embarazada normal aunque espaciando y distribuyendo en cantidad las comidas (se recomiendan 5 al día)  y llevar a cabo un riguroso control de peso.

Recomendaciones para el embarazo con diabetes:

  1. Evitar repostería y dulces con alto contenido en azúcar.
  2. Tomar alimentos ricos en fibra (éstos hacen que los azúcares se absorban más lentamente).
  3. Tomar suplementos minerales y proteínas con una dosis un poco más elevada que la embarazada normal.
  4. Ingerir 200 mg/día (mínimo) de ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso Omega-3.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.