El especialista venezolano José Rafael Marquina asegura tener informes que revelan que el presidente «no ha respondido al tratamiento» cubano. Y que en el mejor de los casos «vivirá hasta abril de 2013»

En una entrevista con Ludmila Vinogradoff, corresponsal en Caracas del portal español ABC, este médico asegura ser  especializado en cuidados intensivos, de los pulmones y sueño, residente en Florida, y profesor de la Nova University, pero sobre todo, voz autorizada en el tratamiento por cáncer del presidente. Nadie del Gobierno, afirma, ha desmentido nunca sus consideraciones sobre la enfermedad de Chávez, lo que no puede decirse de otro médico, Noriega, que sí fue reprobado.

 

En base a eso, José Rafael Marquina tiene el aplomo para asegurar que tras su paso por Cuba, el presidente venezolano Hugo Chávez debe someterse en Caracas a «30 sesiones de radioterapia y no 25 como se había pensado». El tratamiento, según este médico, ha comenzado ya  en el Hospital Militar.

 

El médico afirma que la respuesta de Chávez al tratamiento en Cuba no fue del todo fructífera. «En Cuba le dieron 10 sesiones y Chávez no ha respondido al tratamiento. El problema en el centro médico cubano es que se lo aplicaron de forma desorganizada. Se lo suspendieron cuando le visitó el presidente colombiano Santos. Fue un desastre. Al presidente le estaban dando la radiación sin tatuaje», sostuvo Marquina.

 

También explicó en qué consiste la enfermedad de Chávez. «Primero hay que aclarar que Chávez tiene un tumor cancerígeno que ha hecho tres metástasis: en el hígado, en las glándulas suprarrenales y en el área retropiroteneal y la vejiga» dijo. «Después de que me llamaran para decirme que tenía un nuevo tumor de dos centímetros y que había que operarlo en Caracas, Chávez prefirió hacerlo en La Habana, donde le practicaron la laparoscopia. Ahí vieron lo avanzado del cáncer y decidieron sólo limpiarle los bordes necróticos. No le sacaron el tumor de las glándulas suprarrenales dañadas por temor a complicaciones».

 

El médico afirma además que Chávez no podrá recorrer a pie los barrios populares durante la campaña electoral y que el tratamiento con radioterapia a la que está sometido ahora es una manera de darle tiempo. «Le frenan la expansión del cáncer pero no se lo eliminan. El problema es que después de esto no va a tener otra alternativa. No hay nada», dijo.

 

Marquina no descarta que le apliquen quimioterapia al presidente venezolano, pero asegura que en cualquier caso Chávez debería tomarse «60 días de permiso por el reposo médico para someterse al tratamiento y esperar a ver con la tomografía los resultados de la radioterapia, para luego reincorporarse a la campaña electoral».

 

Pese a todo, su confianza en la posible recuperación de Chávez es más bien escasa. «Si no hay respuesta a la radioterapia Chávez debería estar entre nosotros hasta noviembre o diciembre de este año. Aun respondiendo positivamente la radio viviría hasta abril del 2013», afirmó.

 

Marquina explicó a su vez cómo nació su interés por la enfermedad de Chávez. «Mi interés en el asunto a través de Twitter surgió en febrero cuando Chávez dijo que tenía dos centímetros de un nuevo tumor. Sabía que estaba mintiendo y empecé a enviar mensajes por la red. Y sin proponérmelo me he convertido en una voz autorizada. Por mi credibilidad y reputación a mí me consultan gente del gobierno que estudió conmigo en la Universidad de Los Andes. Y yo lo hago por ayudar, para que tenga el tratamiento adecuado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.