La actual crisis no es solo una crisis eléctrica, sino una crisis energética
Venezuela vive, desde hace algunos años, una grave crisis eléctrica, la más severa de nuestra historia. Esta crisis no surgió de la nada, por generación espontánea. No hay manera de achacársela a los gobiernos anteriores. La crisis eléctrica ha sido fraguada por este gobierno a lo largo de 12 años de improvisaciones, de acciones u omisiones irresponsables, de falta de inversiones y de errores.

Desde hace varios años, expertos del sector eléctrico habían alertado sobre la gravedad de la crisis eléctrica que entonces se vislumbraba, si no se tomaban oportunamente acciones y se cambiaban algunas políticas, pero esos llamados fueron siempre descalificados!  Lo cierto es que la crisis llegó y de qué manera.  Pese a todos los intentos del gobierno, primero de negarla, segundo de minimizarla, luego de alardear de haberla resuelto varias veces, la crisis eléctrica sigue tan campante.
La Crisis eléctrica actual

La Crisis Eléctrica que sufrimos no es una crisis coyuntural y pasajera, como el gobierno trató de hacer creer, sino estructural, compleja y de gran alcance. Por eso decimos que es un engaño seguir prometiendo el fin de la crisis eléctrica  en diciembre de este año o en el 2012. Hemos dicho que la crisis eléctrica es una Crisis integral, alcanza al sistema eléctrico en su totalidad: generación, transmisión, distribución, comercialización y a las instituciones del sector eléctrico; su organización, las leyes y su modo de funcionamiento. De allí su complejidad!

La actual crisis no es solo una crisis eléctrica, sino una crisis energética. La producción de electricidad con plantas de generación térmica depende del suministro regular de combustibles como gas natural, gasoil, fuel-oil. Durante estos 12 años la producción de gas natural asociado ha disminuido por la baja de la producción petrolera. En cuanto a la producción de gas natural libre, los proyectos costa afuera prometidos están paralizados. En 12 años no se ha producido un metro cúbico de gas natural libre! El hecho es que hoy no hay suficiente gas natural en Venezuela ni para uso doméstico, industrial, petroquímica ni para generar electricidad.

En el caso del gasoil, producto de alto valor en el mercado mundial, su producción está estancada.  Se vislumbra que de seguir las cosas como van en corto tiempo la producción de gasoil solo permitirá atender el consumo local y no habrá excedentes para la exportación, porque no se han construido en esto 12 años las refinerías de petróleo anunciadas por Pdvsa. Corremos, entonces, el riesgo de no disponer de suficiente volumen de combustibles para alimentar las plantas de generación térmica en construcción.

Por donde miramos, y sin ánimos de ser catastrofistas, lo que encontramos son promesas incumplidas, decisiones erróneas, falta de planificación, atrasos en los proyectos y  falta de cada vez más transparencia en  la gestión del gobierno. Con respecto a este último aspecto, protestamos por el apagón informativo sobre el sector eléctrico, decidido por el gobierno desde el 16 de noviembre de 2010 cuando cerró el acceso libre a la página Web del Ministerio de Energía Eléctrica, usando como pretexto la reorganización del sector. De esta manera el gobierno impide que la gente conozca la situación del sistema eléctrico y que dependamos exclusivamente de las pocas informaciones que suministre el ministro o el presidente.

Por último, la crisis eléctrica es una de las evidencias más dramáticas  del fracaso de un modelo de gestión que se nos quiere imponer contra la voluntad de la mayoría de los venezolanos: Un modelo de gestión autoritario, personalista, centralizado en Caracas  y sectario que excluye a los profesionales, trabajadores, empresas de ingeniería y construcción venezolanos por razones ideológicas;  privilegia a empresas y profesionales extranjeros  y  que privilegia la lealtad política a la capacidad técnica y la experiencia.

¿Qué ocurrió para que en sólo una década dejáramos de tener uno de los mejores sistemas eléctricos del continente? Son varios los factores que contribuyen a explicar la crisis eléctrica; factores todos interrelacionados entre si. Mencionaremos brevemente los más importantes:

  1. De los aproximadamente 25.000 Mw que Venezuela tiene instalados en la actualidad, sólo están operativos, es decir solo se puede contar con 16.500 o 17.000 Mw porque el resto, entre 8.500 y 8.000 Mw, no están disponibles por falta de mantenimiento preventivo y correctivo. Esta realidad determina que el sistema eléctrico no pueda atender la demanda eléctrica que está cercana a aproximadamente 17.000 Mw, demanda ya recortada con los cierres industriales en Guayana. Corpoelec raciona el servicio y se producen apagones por cualquier contingencia por pequeña sea ella, porque el sistema opera sin reserva.
  2. Durante estos 12 años no se construyó suficiente capacidad de generación térmica, para atender el crecimiento de la demanda  en el oriente, centro y occidente del país, regiones que continúan deficitarias. Las plantas térmicas anunciadas en esas regiones acusan grandes retrasos en su construcción. La planta hidroeléctrica de La Vueltosa, en los Andes, prometida desde 2006 no se sabe cuándo entrará en operación. Las planticas de generación distribuidas, adquiridas a Cuba, que nos costaron cerca de US$ 2.000 millones, y que fueron tan publicitadas por el gobierno no resolvieron la crisis eléctrica.  Resultaron una de las peores decisiones; son las más ineficientes y frágiles de  todo el sistema eléctrico.
  3. No se realizaron las ampliaciones en el sistema troncal de transmisión   (líneas de 765 kv y 400 kv) que hubieran permitido  aprovechar plenamente  en el centro, oriente y occidente la energía del rio Caroní,  disponible por  el descalabro de las empresas siderúrgicas y del aluminio de Guayana. Hoy en Guayana se bota energía en el embalse de Guri, mientras hay racionamiento en el resto del país
  4. El sistema de distribución durante estos años ha sido muy descuidado;  el sistema acusa un alto grado de deterioro y de saturación.
  5. En materia financiera Corpoelec está en rojo; sus ingresos no alcanzan para cancelar la nómina de sus trabajadores. Corpoelec  es dependiente del presupuesto nacional y de Pdvsa y la ejecución de los  proyectos depende de que el presidente de la república y el presidente de Pdvsa transfieran los recursos, cuestión que no ocurre siempre de manera  oportuna, con los consiguientes retardos en el avance de los proyectos.
  6. A la crisis financiera de Corpoelec contribuye:- El abultamiento de la nómina de Corpoelec por razones políticas.
    – La caída de la cobranza por el desorden administrativo.
    – Aumento de las pérdidas no técnicas de energía;
    – Tarifas congeladas desde hace años.

  7. Por último, la desprofesionalización de Corpoelec afecta la capacidad de la empresa para enfrentar la crisis. El aspecto más grave de la desprofesionalización de Corpoelec, y de las antiguas empresas eléctricas que la constituyeron,  es la pérdida de un gran número de ingenieros, técnicos y obreros altamente calificados que ha sido despedidos, jubilados precipitadamente, forzados a retirarse o marginados por razones políticas. En su lugar se han designado personas sin la formación ni la experiencias necesaria para cargos de alta responsabilidad. Se han destruido los esquemas de mando y  muchas de las rutinas gerenciales y operativas que hacían a la mayoría de esas empresas muy efectivas y eficientes.

Consecuencias de la crisis eléctrica

La crisis eléctrica no es cualquier crisis. A diferencia de otros sectores, lamentablemente también en serias dificultades, la crisis eléctrica afecta a toda la población. Sin embargo, algunos son más afectados que otros: el gobierno privilegia a Caracas en detrimento de los venezolanos del interior. Son muchas las consecuencias de la crisis eléctrica que vale la pena recordar brevemente para tener conciencia de su enorme impacto social e importancia económica:

La crisis se evidencia a diario en los cortes de luz en el interior del país de una, dos y hasta más horas, que obedecen a un sistemático programa de racionamiento de energía de Corpoelec para reducir la demanda, a juro!

La crisis eléctrica se ha manifestado también por constantes apagones que han paralizado a ciudades, regiones y en ocasiones a casi todo el país, impactando a la producción y la vida cotidiana de millones de personas. Son cuantiosos los daños causados a neveras, lavadoras, televisores, motores, computadoras y a los mismos equipos de Corpoelec. Para muchas familias y comerciantes son pérdidas de equipos que no podrán reponer con facilidad y que Corpoelec no pagará. Hay que agregar la compra de protectores para electrodomésticos y otros equipos y la adquisición de plantas de emergencia por los grandes consumidores.

¡Todo esto se dice fácil! Son infinitas las molestias, incomodidades y perjuicios en sus actividades diarias que se le han causado y se le siguen causando a los venezolanos de todas las condiciones por el único responsable de la crisis eléctrica: el gobierno nacional.  Molestias que han podido ser evitadas! Sobre las pérdidas económicas por la crisis eléctrica, especialistas han realizado evaluaciones muy serias que las valoran en más de 24.000 millones de dólares, es decir, aproximadamente el 7% del producto interno bruto de Venezuela.
¿Los Consumidores son culpables de la crisis eléctrica?

El gobierno acusa a los usuarios como causantes del aumento “exagerado” de la demanda. ¿Cómo se puede hablar de aumento exagerado de la demanda, si la demanda actual es inferior a la demanda de hace dos años, del 2009? ¿Aumento exagerado de la demanda si ésta ha estado dentro de las propias estimaciones de Corpoelec?

Se quiere achacar a los usuarios la responsabilidad de la crisis eléctrica como si fuéramos los mayores consumidores de energía eléctrica en el país. El mayor consumidor de energía en Venezuela es el propio Estado; dueño de la industria petrolera, eléctrica, de las grandes industrias y los principales servicios públicos.  Es en el propio sector público donde hay que intensificar los esfuerzos de ahorro y mejora de la eficiencia en el uso de la energía.

Corresponde al Estado promover de manera permanente el uso eficiente y el ahorro energético en la sociedad.  La campaña de ahorro y eficiencia la hizo sólo durante unos pocos meses, cuando el gobierno tenía el agua al cuello, durante la emergencia eléctrica del 2010. Con la llegada de las lluvias el gobierno se olvidó del asunto y ahora acusa a los usuarios de que no aprendieron la lección del ahorro.

El consumo “exagerado” no es sino una manera del gobierno de evadir su responsabilidad y justificar los racionamientos, incapacitado de atender la demanda eléctrica del país, porque no ha podido reparar gran parte de las unidades fuera de servicio ni ha podido poner en operación las plantas de generación necesarias.
La grave crisis eléctrica venezolana tiene solución

La crisis eléctrica no se podrá solucionar a realazo limpio como, parece ser, está haciendo el gobierno comprando plantas aquí y allá, sin los estudios previos indispensables y sin prever el combustible requerido. La crisis eléctrica sólo será posible resolverla con un enfoque integral:

  • Con Profesionalismo y gerencia.
  • Con Planificación
  • Con la descentralización
  • Con la participación de técnicos, ingenieros y trabajadores venezolanos
  • Con la participación de la empresa privada
  • Con una política energética que desarrolle la producción de combustibles


La Mesa de la Unidad Democrática
ha reunido una Comisión de Alto Nivel, integrada por especialistas venezolanos de la industria eléctrica, cuya misión será trabajar para presentar al país en pocas semanas, para la discusión, los lineamientos de un Programa de Gobierno de la Unidad Democrática para el sector eléctrico, cualquiera sea el candidato que resulte del proceso de elecciones primarias. Unos lineamientos de Programa de Gobierno que nos permitirán recuperar y desarrollar el Sistema Eléctrico y ponerlo a operar de nuevo, como debe ser.

El gobierno de la Unidad trabajará para solucionar esta crisis como una de sus prioridades. Venezuela merece tener un servicio eléctrico de calidad sin apagones ni racionamientos ¡Este objetivo lo vamos a alcanzar los venezolanos a partir del triunfo democrático del 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.