El presidente Estados Unidos, Barack Obama, emitió un decreto que declara a Venezuela una amenaza a la seguridad nacional, impuso sanciones a otros 7 funcionarios venezolanos y expresó su preocupación por el tratamiento que da el Gobierno en Caracas a sus opositores.

OBAMA-venezuela

“Determino que la situación en Venezuela, incluida la erosión de garantías de derechos humanos por parte del Gobierno de Venezuela, la persecución de oponentes políticos (…) constituyen una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de EEUU, y declaró una emergencia nacional para lidiar con esa amenaza“.

El mandatario citó, además, como factores “la restricción de libertades de expresión, el uso de la violencia, las violaciones de derechos humanos y los abusos en respuesta a protestas antigubernamentales; el arresto arbitrario y detención de manifestantes y la creciente presencia de una corrupción pública significativa” para tomar dicha medida.

EEUU también divulgó los nombres de los funcionarios venezolanos sancionados y aseguró que les congelará los bienes y les prohibirá la entrada al país. Entre los sancionados se encuentran: Gustavo Enrique González López, director general del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y el exdirector de Operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Antonio José Benavides Torres.

La lista la completan Justo José Noguera Pietri, excomandante General de la GNB; Katherine Nayarith Haringhton, fiscal nacional de la Oficina del Ministerio Público; Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, director de la Policía Nacional; Manuel Gregorio Bernal Martínez, exdirector General del SEBIN; y Miguel Alcides Vivas Landino, inspector general de las Fuerzas Armadas Bolivarianas (FANB).

“Funcionarios de Venezuela que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de corrupción no serán bienvenidos acá, y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos“, dijo en una declaración el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest.

Asimismo, el gobierno de Barack Obama se mostró preocupado por las detenciones de Antonio Ledezma y Leopoldo López.

“Estamos profundamente preocupados por los esfuerzos del Gobierno venezolano para aumentar la intimidación sobre los adversarios políticos. Los problemas de Venezuela no pueden resolverse criminalizando a los disidentes“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.