Guiados por Gustavo Dudamel, la orquesta tricolor continúa en Los Proms de Londres la celebración del Bicentenario de la Independencia de Venezuela. En el Royal Albert Hall los esperan el viernes 5 de agosto

La Orquesta Sinfónica «Simón Bolívar» de Venezuela tocó la noche del miércoles en Salzburgo un milagro: el de la Resurrección, nombre con el que es conocida la Segunda Sinfonía del compositor y director Gustav Mahler.

Este año, justamente cuando se conmemora el centenario de su muerte, los músicos venezolanos llevaron a la cuna de Mozart una lección de vida, de redención, de salvación.

Dirigidos por Gustavo Dudamel, los venezolanos tocaron apasionadamente la crisis del hombre que pierde su fe y  la recupera luego de un ardoroso conflicto consigo mismo. Violines, chelos, clarinetes, oboes, trombones, cornos, trompetas, la rítmica de la percusión, se batieron contra la desesperanza y se enfilaron por el sendero de una partitura que es testimonio del verbo creer. No les es difícil. Después de todo, ellos mismos, emblemas del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles, son considerados como encarnación de esperanza y de futuro.

La Simón Bolívar entiende de exaltación tanto como de sigilo. En cinco movimientos, los músicos venezolanos iban desde los más suaves compases de seda, a las pasajes más rudos y furiosos. Así, de erizado a terso, era el tránsito en la piel de los espectadores que ovacionaron a la orquesta por 15 minutos de pie.

Los aplausos largos tradujeron el agradecimiento por una experiencia que, aunque ya algunos la habían vivido por primera vez en 2008, cuando la orquesta debutó en este festival, sigue siendo única para ellos: ver a 170 músicos cuya media de edad apenas se acerca a los 30 años tocando música académica como los más experimentados músicos europeos, con un agregado innegable: la pasión que conquista hasta al espectador más esquivo.

La Segunda Sinfonía de Mahler, con la que la Sinfónica venezolana cerró su participación como orquesta residente del Festival de Salzburgo, tuvo también a las cantantes Anna Larsson, a Miah Persson y al Wiener Singverein como protagonistas. A su salida del concierto, aún tibia por la emoción, Larsson señaló: «Este es un sueño. Aún no despierto. Gustavo Dudamel…, estos jóvenes  músicos. Demasiada pasión y energía sobre el escenario. Aún no me lo creo. Además, he venido cuatro veces a este festival y esta respuesta de la audiencia fue realmente increíble».

La travesía de la Orquesta Sinfónica «Simón Bolívar» de Venezuela, perteneciente a la Fundación Músical Simón Bolívar, continúa su celebración del Bicentenario de Independencia de Venezuela, este viernes, 05 de agosto, en los Proms de Londres, donde hace cuatro años deslumbraron a un público que tardó apenas tres horas en agotar las entradas para esta presentación. Un día después, el 6 de agosto, ya estarán en Turquía para su debut en la tierra de antiguos imperios.

www.el-nacional.com

1 Trackback or Pingback

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.