La química te ofrece la posibilidad de consumir un té con menor contenido en teína, de forma fácil, rápida, y desde tu casa.

 

Gracias a la química podemos conseguir un té con menor contenido en teína.

Mientras que la teína tarda muy poco tiempo en incorporarse a la infusión, los taninos tardan bastante más.

A los dos/tres minutos de infusión ya se han incorporado las tres cuartas partes de la teína del té.

Estos últimos, los taninos, forman junto con la teína, el tanato de teína, un compuesto que retrasa la absorción intestinal de la teína, y por tanto la acción estimulante del té.

Así, si se quiere potenciar el efecto estimulante, hay que dejar menor tiempo de infusión, y si se quiere disminuir, hay que aumentarlo.

Conociendo estas propiedades de la teína y los taninos en disolución, podemos conseguir, de forma casera y rápida un té con menor acción estimulante:

  • Deja reposar la infusión entre cuatro y diez minutos. Conseguirás un té menos estimulante, pero de sabor más fuerte y astringente.
  • Haz una primera infusión de pocos segundos, para que suelte la mayoría de la teína el té y tira esa infusión. Realiza una segunda infusión con las mismas hojas. Conseguirás un té con menor contenido en teína.

He aquí dos formas de «desteinar» el té de manera rápida en tu casa.

Recuerda que aunque disminuyas su efecto estimulante, siempre contendrá teína y que no conseguirás «desteinar» totalmente el té.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.